Día del Libro en Breña Baja

Enseñar a escribir, a leer, a vivir: Día del libro 2017

Un premio Nobel de Literatura no podía estar equivocado. Escribir es mi manera de vivir. Esta frase se la escuché a Mario Vargas Llosa en una entrevista y me dejó marcada porque en aquel momento comprendí lo que daba sentido a todo lo que hacía. Escribir era lo que me había sacado de la oscuridad, me había quitado la desgana y la tristeza y me había dado alas para reír, descubrir y arriesgarme. Así fue como elegí el camino del arte para mi vida, de modo que escribir era vivir, y daba igual lo que dijeran los demás. Ahora que sigo practicando la escritura como terapia para la vida, comprendo más aquellas palabras. El ejercicio de reflexión necesario para volcar aquello que nos sucede en la vida con la escritura requiere tiempo, y aunque ese tiempo se lo quita uno a los seres que ama y que lo aman, a los escritores nos ofrece un mundo de posibilidades al que no tendríamos acceso si no la hubiéramos escogido como compañera de viaje, y como medio de expresión de aquello que nos sucede. Luego nos une a ellos, a todos, y volvemos a necesitar escribir para aprender a vivir de nuevo.

En los últimos meses algunos de mis amigos y amigas me han comentado en tono cariñoso que “tengo muchas tablas” en eso de hablar en público. Les sonrío con cariño también porque sé que me están apoyando, como siempre, y que si no fuera por ellos, jamás me atrevería a hablar en público. Me conocen y saben que jamás hubiera podido hablar sola sobre un escenario como hice en el CEO de Tijarafe para inaugurar la Semana del Libro, en esta ocasión dedicada a los cuentos; o compartir con jóvenes la melancolía de admirar e imaginar una historia para las fotos antiguas en el Taller de Microrrelato Histórico de la XIII Feria Juvenil y Cultural de El Paso; organizar un Taller de Marcapáginas, con lectura incluida sobre el escenario del Taller Infantil de Fomento de Lectura para Toda la Familia, en Breña Baja; o sentarme con otras dos escritoras a hablar de proceso creativo en la Jornada Qué se cuente, de Santa Cruz de La Palma. Son cuatro actividades cuyo éxito residía en alzar mi voz, algo que les debo a mis amigos y amigas, a mi familia y a todas esas personas que con su apoyo me han devuelto las ganas de vivir, como lo ha hecho la escritura. Desde aquí mi más profundo agradecimiento, porque escuchar cómo me animan a plasmar mis emociones por escrito cuando suceden situaciones difíciles de digerir para todos es el mejor regalo que me han hecho jamás. Para eso escribe uno, para compartir, siempre, aunque no pueda decirlo en voz alta.

¿Cómo se cuenta un cuento? Con los alumnos del CEO Tijarafe

Mi semana del Día del Libro comenzó de forma muy especial, porque por primera vez en mi vida me senté sola sobre un escenario para ofrecer una charla inaugural y orientar a los jóvenes en la tarea maravillosa y desconcertante de escribir un cuento. ¿Cómo hablar de magia a los estudiantes? ¿Cómo destriparla? ¿Cómo enseñarla sin que tiemble la voz y sin más apoyo que sus ojos hambrientos de sueños? Pues justo con eso, porque los sueños son la base de la escritura, y todo aquel que no sueña muere un poco cada día. Fue en el Ceo de Tijarafe, donde me recibieron con todo el calor del hogar para participar en la Semana Cultural Página XIII Cuéntame un cuento .

Semana Cultural en el CEO de Tijarafe

Y temblaba, vaya que sí. Pero ellos enseguida me tranquilizaron, porque participaron desde el primer momento en todas mis propuestas para inventar, jugar, reír e ir más allá con la no lógica de la escritura. Y es que la primera regla para escribir un cuento es dejar de llamar a las cosas por su nombre, ahí reside el secreto de la fantasía. Luego se deja crecer la propuesta, por extraña que parezca, con el calor del atrevimiento y el abono de la risa.  Compartir con ellos este viaje me llenó de energía. Y creo que al terminar comprendimos cómo los libros son parte de la historia de nuestras vidas.

Además, tuve ayuda en el corazón con Lolita Pasión  y con parte de la exposición de Travesías. Cuentos para soñadores

Luego fui a disfrutar la exposición de cuentos de la Casa del Maestro, que es una ilustración en sí misma. La han preparado el CEO de Tijarafe y el profesor Antonio Martinez con tanto cariño que emociona. Me pareció muy estimulante para los jóvenes que en ella los dibujos de los alumnos estuvieran integrados con las ilustraciones de profesionales de los cuentos infantiles. Al salir tenía muchas ganas de ponerme a colorear.

Breña Baja y la magia de Gloria Fuertes

Así es como la esperanza y Gloria Fuertes me llevaron a Breña Baja para celebrar el Día del Libro. Con ellas estuvimos en la Asociación Cultural municipal, porque gracias a los cuentos todo es posible. Así comenzó esta historia, con la posibilidad y la diversión del Taller de Marcapáginas; una narración que sazonamos con frases del corazón para corazones inquietos.

Taller de Marcapáginas en Breña Baja

Muchas gracias a Cochi Jaén por esta foto durante el Taller de Marcapáginas, en la celebración del Día del Libro en Breña Baja.

Porque en este municipio palmero participo en el Taller Infantil de Fomento de la Lectura para Toda la Familia, donde preparamos un poema dedicado a Gloria Fuertes; que escribimos juntos y que leímos juntos también sobre el escenario sin miedo a nada, o con miedo a todo pero con las manos sujetas bien fuerte para atrevernos. Los niños y las niñas alzaron la voz ante todo el auditorio convirtiéndose en un ejemplo de fortaleza y dulzura. ¡Los niños y niñas leyendo en el escenario con el apoyo de sus familias son magia pura! Tener la posibilidad de compartir con ellos el amor y la ternura con la que se enseña la lectura me llena de entusiasmo porque cuando leen todos sonreímos; cuando ellos paran para comprender mejor lo que van a decir todos respiramos… y cuando de pronto se dan cuenta de que hay un libro ahí, sobre la mesa y lo abren solos, algo se mueve en el corazón y parece uno más vivo. ¿Por qué será que hay tanta vida en los libros? Nosotros escribimos cuentos con los niños y las niñas en este taller, más bien los escriben ellos y tomamos nota. Esta es una actividad que recomiendo como una píldora para la salud diaria, porque cada vez que decimos: “eso no tiene lógica”, pero lo escribimos, damos vitaminas a nuestras almas. Y es que el arte no salva vidas, salva almas. Ese es un regalo que siempre les haremos a los pequeños y las pequeñas, y que ellos nos hacen a nosotros, compartiendo entre todos eso que se llama fantasía. Por esta razón estoy más que agradecida al Ayuntamiento de Breña Baja, que organiza una actividad que trae y traerá mucha felicidad.

 

Día del Libro en Breña Baja

¿Qué se cuece? En Santa Cruz de La Palma

La mejor receta para una amante de los libros es el amor. El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma nos animó a remover nuestras entrañas de escritoras a ese fuego lento en las Jornadas Qué se cuece dedicadas a los cuentos para conmemorar el Día del Libro. Allí estuve con las escritoras Belén Lorenzo Francisco y Ana Vidal, sacándome de las entrañas y sonsacándoles a ellas cómo es eso y qué es eso de escribir. Conoce el proceso creativo de otras autoras es, como poco, refrescante, y mucho más volver a leerlas después de eso. Sus palabras desde entonces están más llenas, más vivas. Y es que compartir el proceso de creación de una obra artística es muy difícil, es casi un secreto. En este caso fue un verdadero placer porque somos muchos los que amamos la palabra, los libros, la posibilidad de vivir en otros mundos mientras disimulamos estar en este; y a veces hasta estamos.

Programa Festival de Cuentos de Santa Cruz de La Palma

Así estuvimos, de tertulia, acompañados de un público tierno y animado en la Sala de la Recova de Santa Cruz de La Palma, en un entorno delicadamente preparado para cocinar, como si ese acto de amor que rodea a la preparación de comida para aquellos a quien amamos estuviera a la vez en cada ingrediente, en cada caldero, en cada página. Tal vez por eso nos regalaron con qué cocer las palabras, porque estábamos en casa.

Mesa del Encuentro de Escritoras de Santa Cuz de La Palma

Muchísimas gracias por darnos tanto calor, tanta confianza y tanta libertad como para alzar la voz y cocinar palabras que hasta ahora solo susurrábamos en las páginas. ¡Hay que ver todo lo que se cuece en buena compañía y con buenos ingredientes!  Además, Ana Vidal dedicó parte de su sección ‘Voces de Escritura’ del programa ‘Soles en el Ocaso’ a este encuentro con la lectura de algunos de nuestros escritos.

Encuentro de escritoras en Santa Cruz de La Palma

 Haciendo Historia en la XIII Feria Juvenil y Cultura de El Paso

Como si la historia les resultara tan fácil como mirar una fotografía e imaginar. Claro, no es así pero, ¿y si fuera un poco así? Eso es lo que pusimos en práctica en la XIII Feria Juvenil y Cultural de El Paso. Con toda la alegría del mundo dimos un salto a los desconocido: mirar una fotografía antigua de nuestro pueblo y escribir la historia de los que la protagonizaban. Fue en el Taller de Microrrelato Histórico: Haciendo Historia en El Paso. Una experiencia llena de ternura, de espontaneidad y de conocimientos que no sabíamos que teníamos. Porque mirar a nuestro alrededor tras conocer cómo venían las calles por las que caminamos nuestros padres, nuestros abuelos y aquellos que siguen vivos en las instantáneas bien merece una historia.

Taller de Microrrelato Histórico

 

De ese día me llevo cómo se animaban unos a otros a escribir, cómo aquellos que participaban en el taller traían a otros compañeros para enseñarles las fotografías que colocamos en el rincón de lectura del Recinto Ferial de El Paso…También cómo esos ojos se iluminaban contarles lo que había en ellas, y al regresar con el microrrelato dentro del corazón para escribirlo.

Merece leerlos todos, y más descubrir cómo miran el mundo y el pasado no tan lejano en sus corazones. Porque finalmente la historia y el relato forman parte de sus alas, de sus sonrisas.

Taller de Microrrelato Histórico

Además, los microrrelatos con las fotografías formarán parte del Concurso de Microrrelato Histórico ‘Haciendo Historia en El Paso’, ya que optarán al premio que se entregará el Día del Municipio, que se celebra el 25 de junio y está organizado por el Ayuntamiento de El Paso.

Taller de Microrrelato Histórico

La XIII Feria Juvenil y Cultural de El Paso, organizada por el Ayuntamiento de El Paso, se celebró el jueves 20, viernes 21 y sábado 22 con jóvenes de toda la isla, como participantes o como visitantes. Contó con más veinte stands, una gran cantidad de talleres participativos, más de una decena de actuaciones de teatro, de baile o musicales como la de las Bandas Municipales de Puntagorda y El Paso. El Rincón de Lectura del Taller de Microrrelato Histórico contó con libros de Historia de El Paso, Historia de La Palma e Historia de Canarias cedidos por la Biblioteca Municipal de El Paso Antonio Pino Pérez. Además, contamos con la alegría y el apoyo de los organizadores y organizadoras de la feria, que nos dieron la colaboración necesaria para que los estudiantes tuvieran tanto interés en soñar, crear y escribir. Si todo se pega, la ilusión y el esfuerzo mucho más; así que estoy profundamente agradecida.

Este año 2017 he vivido muchas experiencias intensas, pero sin duda mi participación de diferentes maneras en estos actos relacionados con la celebración del Día del Libro en La Palma me ha hecho darme cuenta, una vez más, de lo útil que es la literatura para la vida, sobre todo cuando esa vida está en los ojos que nos miran, en los oídos que escuchan  y en las manos que abrazan. Poder compartir la experiencia creativa, a pesar de provocar un nudo en el estómago, nos permite poner en práctica eso que anhelamos tanto cuando estamos a solas: el calor humano. La diferencia, tal vez, es que el arte solo llega cuando es sincero, de modo que asusta un poco o un mucho abrir nuestro corazón a cal y canto para contar verbalmente lo que escribimos, precisamente, porque nos provocaba pánico hablar. Es una ironía, pero ahí radica mi defensa de la escritura para la vida.

 

 

Taller Juvenil de Investigación Histórica para Literatura

Literatura histórica: taller juvenil para escribir

La curiosidad es la mejor arma para el aprendizaje y cuando escribes literatura histórica te llenas de ella, te pica, te motiva; porque el relato te pide saber más. Te preguntas si el protagonista del siglo XIX va a caballo o en carro, si utiliza espada y cómo es, si es soldado a qué regimiento pertenece y en qué batallas lucharía…Por eso vas a los libros, por eso aprendes historia sin darte cuenta. De ahí que este sea un recurso impresionante para enseñar a los jóvenes; porque no están estudiando, están creando y a la hora de crear pueden hacer lo que les da la gana. Esto, siempre y cuando lo que cuentan sea coherente con la historia del periodo en el que han decidido que suceden los hechos.

Jóvenes en el Taller de Investigación Histórica para Literatura

Escribir relatos de literatura histórica

El Taller Juvenil de Investigación Histórica para Literatura, que acabo de impartir en la Real Sociedad Cosmológica de Santa Cruz de La Palma con alumnos de 4º de la ESO del Colegio Santo Domingo de Guzmán. La Palmita, me ha demostrado una vez más que si se les deja soñar, los estudiantes siempre te sorprenden. Y es que al final hemos sido conquistadores, piratas, soldados de la Guerra Civil española, emigrantes…Al principio tenían los ojos atentos, folios en blanco y ninguna experiencia escribiendo cuentos. En medio comenzó a despertarse en ellos el gusanillo creativo y me hacían preguntas de fechas, de nombres; esas que solo se te ocurren cuando te estás metiendo dentro de lo que escribes. Porque acabaron con libros abiertos encima de las mesas, bolígrafos en mano y miradas perdidas, llenas de sueños. Escucharlos y orientarlos para que escribieran relatos de literatura histórica me ha dejado mucho más que sonriente, me he quedado boquiabierta y feliz.

Jóvenes en el Taller de Investigación Histórica para Literatura

La curiosidad por la historia de la familia

Según mi experiencia al escribir mi novela histórica Lolita Pasión (Mercurio Editorial), la realidad es un mosaico en el que bien puede suceder cualquier cosa. Empiezas no sé de qué manera; en mi caso, y esto fue lo que les conté a los jóvenes del colegio Santo Domingo de Guzmán. La Palmita, las historias que me había contado mi abuela que había vivido su padre en Cuba me llevaron a investigar más sobre ese periodo histórico. Según mis cálculos, mi tatarabuelo vivió en la isla caribeña hacia la Guerra de Independencia de 1898, algo que me llevó a comparar lo que ella me contaba con lo que leía en los libros. No sé si estudié la carrera de Historia por este motivo, pero sí sé que escogerla tuvo mucho que ver con el hecho de que yo quería ser escritora. Nadie te dice cómo se hace un escritor, porque sin duda se nace con esa vocación, pero el camino para llegar a dedicarse a eso profesionalmente está plagado de incertidumbres y más incertidumbres. Pero siempre puedes soñar, y eso es lo que haces mientras estudias, mientras consigues otros trabajos, mientras vives.

Taller Juvenil de Investigación Histórica para Literatura

De las historias que conoces a la historia de los libros

Esa vida es lo que te permite atesorar emociones y experiencias, preguntas al fin, con respuesta o sin ellas, que llenarán páginas y páginas. Escribir literatura histórica fue para mí natural gracias a estas historias que me contaba mi abuela. De hecho, la tradición oral nutre gran parte de la investigación histórica. Muchas veces, los nombres de los lugares y las preguntas a los ancianos de la zona nos pueden desvelar el origen de un territorio. Luego los contrastaremos con documentos escritos de los archivos y toda clase de publicaciones en las que podamos averiguar algo más. Así se comienzan los estudios sobre un periodo concreto, la investigación histórica es un trabajo que puede llevar años y que ha de hacerse minuciosamente, científicamente diría yo. La investigación histórica para literatura es diferente, aunque en su origen acude igualmente a las fuentes y también puede y debe durar años. Sin embargo, tiene un elemento diferente: la imaginación. En la literatura histórica somos coherentes con la historia, pues contextualizamos el relato, pero lo que contamos no sucedió realmente, no se puede documentar. Con este margen muy ancho y con el “puedes contar lo que te da la gana siempre que suceda con las verdades del período histórico que elijas” comenzamos a soñar con historias en el taller que impartí en la Real Sociedad Cosmológica.

Cartel_TallerJuvenilInvestigacionHistoricaparaLiteratura

La historia del lugar en el que naciste

Al tener lugar el taller en la Real Sociedad Cosmológica de Santa Cruz de La Palma, una biblioteca que tiene por principal objetivo la protección y promoción del patrimonio de la isla canaria de La Palma, decidimos orientar a los jóvenes del taller en la narración de un relato que tuviera lugar en nuestra tierra. Por ello, hicimos una selección de los fondos de la institución y de su hemeroteca, que pusimos al alcance de los estudiantes durante toda la actividad. De hecho, este taller posee una segunda parte en la que se califica los trabajos para la evaluación escolar, ya que disponen de un mes para investigar estos documentos en más profundidad. Así, el relato que comenzamos juntos estará mejor adecuado al contexto histórico que cada uno eligió. Enseñar historia a los jóvenes es más fácil si se les ofrecen herramientas para comprender que esta no le es ajena, ayudándoles a encontrar dentro de la documentación histórica sucesos que abran puertas a la imaginación y a la literatura. Por eso acabaron consultando libros de la piratería en Canarias, por eso y porque en Santa Cruz de La Palma hay una réplica a tamaño natural de una de las tres carabelas con las que Cristóbal Colón viajó a América, La Santa María. Ellos la ven a diario al cruzar la ciudad, al igual que otras construcciones que hay en la isla. Igualmente, en agosto de celebra el Día del Corsario y en febrero Los Indianos, ambos con base histórica real y en los que participan todos los habitantes disfrazándose. Que surjan relatos de literatura histórica con este contexto es solo cuestión de tocar las teclas adecuadas y de dar tiempo para que estas se cocinen. Sin duda la mejor tecla es la curiosidad, que surge tras fomentar la complicidad con el grupo.

Jóvenes en el Taller de Investigación Histórica para Literatura

La historia en el cine, en los videojuegos, en la literatura

Se nos olvida que la historia está mucho más cerca de lo que nos imaginamos. No solo en los edificios y en las fiestas populares o patronales de los lugares en los que vivimos, sino también las películas, en las series de televisión, y hasta en los videojuegos. Según mi experiencia como guionista de cine, detrás de todas las producciones de filmes históricos está la figura del asesor histórico. Él es quien orienta en el vestuario, los decorados e incluso en los textos con lo que realmente puede ir o no en los filmes para que lo que se cuenta sea verosímil. Nunca veremos un móvil en películas de la Segunda Guerra Mundial, y los aparatos de comunicación que utilizan los protagonistas, así como las pistolas, por ejemplo, deben ser los de la época; y eso hay que investigarlo. De que sea coherente o no puede depender el éxito de la producción, porque el ojo humano, aún sin saber exactamente lo que sucede, se cree menos lo que no está documentado, sobre todo si se presenta como una película de la Segunda Guerra Mundial y los soldados llevan uniformes actuales.

Taller Juvenil de Investigación Histórica para Literatura

La curiosidad y la complicidad para escribir

Ahí radica el reto y la emoción de escribir literatura histórica o cine histórico. Al impartir un taller, la magia está en que una vez que los jóvenes se ponen a escribir solo hay que dejarles libertad y darles indicaciones sobre la construcción de un relato literario; porque la propia historia les hará levantarse y consultar. No hay nada más emocionante que verlos viajar en el tiempo hasta otra época con sus preguntas; por lo menos para los amantes de la historia. Con esta actividad ha surgido la curiosidad, veremos qué hacen con ella en lo que escriban.