labios sonriendo

Pasión breve en cuentos para leer V

Se escribe para ser, también para no ser. Hace mucho que dedico mi tiempo libre a imaginar y, sobre todo, a dibujar un mundo en el que lo que uno ama sea protagonista. Así es que soñar ocupa gran parte de mi tiempo pero, sobre todo, me ayuda a que este tiempo que pasa sea más feliz, porque me esfuerzo en convertir en realidad mis sueños. En estos bocaditos de realidad apasionada expreso en cuentos breves cómo en mi día a día miro el mundo tratando de ver más allá, porque siempre hay algo más en lo que miramos, ¿verdad?

En estos meses hemos puesto en marcha, con el Ayuntamiento de Breña Baja, un nuevo ciclo del Taller Infantil de Fomento de la Lectura Para Toda la Familia, me he encerrado mucho más de lo habitual para terminar de escribir mi segunda novela, que ya está en la bandeja de salida de Mercurio Editorial, pero sin dejar de estar en este mundo que pisamos todos; algo nuevo para mí. La realidad es un lugar extraño cuando hace frío y la soledad se cuela por las rendijas, de ahí que escribiera mi primera novela histórica Lolita Pasión para aprender a habitar en ella con la cabeza bien alta, con el calor que él desprende. En este camino no he estado sola y desde aquí quiero agradecer a todas las personas que sueñan y aman también, con esa pasión desbordante que nos convierte en únicos, gracias a lo que amamos. A todos ellos les debo mi libroTravesías. Cuentos para soñadores , con ilustraciones de Anu Jato, y estos bocaditos de pasión con los que trato de devolver en forma de cuentos breves esa fuerza que me regala su apoyo y su compañía. No es fácil la vida, no, pero escribir a mi me ayuda; y aquí estamos para ayudarnos.

La piedra de los versos. En El Paso

La poesía es un arte que guardo para mí. Leerla y escribirla son uno de los pocos placeres que no suelo compartir; no por nada especial, sino porque se trata de una comunicación íntima, un momento en el que el alma se recoge y explota que cuesta mucho decir en voz alta. Muchas veces me quedo sin aliento al leerla, mirando al vacío, agradecida de no ser la única que guarda emociones, de formar parte gracias a lo leído de ese conjunto de seres humanos que padecemos y disfrutamos de lo mismo. Para mí la poesía es el alma de la humanidad que se nos revela en un instante así que, cuando en el Ayuntamiento de El Paso contaron conmigo para escribir La piedra de los versos, en el III Festival dePASO, no pude decir que no. ¿Quién se negaría a que otros quepan en un verso? La tipografía de Castellana Lane materializó mis palabras de forma tan bella que aún sonrío al recordarla escribiendo.

Amanece y se despiertan
la vida y la conciencia. 
Me preguntas si necesito algo. 
-Amor. 
Me miras con ojos de gacela
y yo te devuelvo a las estrellas. 
                                         Versos de Julieta Martín Fuentes

Así que, si al leer esto logro que por un instante algo palpite en tu pecho, o que una imagen entre en tu mente y llegue hasta tus entrañas, me daré por satisfecha. No es fácil, lo sé, pero así es la pasión. Quien la probó, lo sabe.

 

1- La caldera de agua

Bosque de La Palma

Corría desorientada. El frío me calaba los huesos y abría una brecha en mi garganta, obligándome a aullar en cada respiración. Tenía hambre y sed, pero carecía de fuerzas para perseguir alimentos. Miré una vez más a mi alrededor. Las copas de los árboles danzaban con el viento rugiendo apenas. A pesar de mi extenuación lo que me rodeaba era bello, con cierta música de resistencia. Giré varias veces sobre mis patas para encontrar un nido y acurrucarme. Dormí plácidamente y, al abrir los ojos, la dulce cantinela de un riachuelo susurraba que la vida, a veces, continúa también al estar despierta.

2-La serpiente transportadora de corazones voladores

Dibujo de una serpiente transportando corazones en su interior

Escribir sobre lo que conoces para, con la pluma, hacer la digestión de lo vivido. “Vamos a sacarles las emociones de las entrañas. Bienvenidos a casa”, esta fue el saludo con el que nos recibieron la primera vez que asistí a un taller de escritura.

3-  El Llano de las Brujas

Así como la vida crece sobre las tierras de un volcán, así crecen las semillas que has dejado en la primera escritura, sobre la historia creada, aún candente, dentro del borrador de tu novela. Lees lo que escribiste y te sitúas cerca y lejos, sobrevolando un paisaje con pinceladas certeras, de las que se tienen que pensar. Verde, azul, negro y no ya tanto rojo, sino más bien encarnado. Así comienza a latir este nuevo mundo; con lo que dejas y añades, con la magia del alma universal que nos conecta a todos mediante el arte. Y lo sabes, a veces hasta desde la primera frase del libro, como cuando vas en coche y tienes que parar porque el paisaje que está ante ti te ha enamorado, como sucede al ver por primera vez al ser amado, así es en los escritores y lectores. Presentimos que hay que seguir porque, sin saber bien qué es, algo nos ha capturado.

4- Las Dos Fuentes

FB_IMG_1508752423946

Tendremos que crear ese lugar feliz para habitarlo. Habrá desiertos, habrá tormentas, habrá oscuridad y habrá desvelos. Y, sin embargo, en cada paso del camino una fuente, un sol radiante, un océano de estrellas… ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? Nunca nadie nos lo dirá pero lo sabremos como la naturaleza sabe que todo gira, y que todo vuelve a comenzar.

5- Un lugar llamado Yo

mapa

Dices, y yo escucho. También miras, y yo miro. A veces te pierdes, y yo me voy contando mariposas; me evado con sus alas y parpadeo en su vaivén despreocupado. Luego regreso a este lado como quien abre, el Día de Reyes, la puerta de los regalos. ¿Estará?

6- El espejo que no encajaba en mil pedazos

22339498_1924408857881100_1786478881128922564_o

En su ir y venir, los corazones rotos siempre encajan en pedazos. Trocitos de marejada, de estrellas en la mirada, de alma descubierta, despedazada. Así viajan, sí. Hasta que un día el espejo que no encajaba en mil piezas te muestra la imagen nítida, perfecta, de cómo ese camino te trajo de vuelta al recorrerlo barriendo tú los cristales.

7- Otros mundos, más nunca en este

22550174_1927799947541991_4359640368715166241_o

Algún día preguntarán qué fue de aquel calor, de aquella luz y de aquellos domingos en el parque de las atracciones… Entonces, tú me guiñarás un ojo y yo guardaré silencio, pero sonreiré con tinta a las heridas, con ella regresaré al tiovivo. Y hasta yo creeré que solo es tentación, picardía, ensueño. :)
Compartir mola! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.