FOTOTRAVESIAS2015_01

Ilustrar y escribir. ¿Cómo dibujar palabras?

Ilustrar y escribir no es lo mismo, pero sí es muy parecido si se elimina la forma y se ilumina el fondo; porque ambas artes cuentan, elevan, activan y comunican historias de este y otros mundos para pequeños, jóvenes y adultos. Porque no hay edad ni para leer, ni para soñar. El sol y la luna tienen mucho en común, aunque no lo parezca a simple vista. Ambos alumbran, ambos mantienen la distancia y ambos, también, ofrecen solo una cara visible, y tal vez por eso mantienen el misterio y son capaces de generarlo. En mi caso, puedo decir que soy escritora desde que nací, y muchas veces no sé explicarlo, es una forma de ver el mundo, de “pensar en narrativa”, como dice siempre una amiga que admiro y que también escribe. Tengo experiencia en el mundo de las imágenes, de la comunicación y la narración en imágenes; guiones, dibujos, fotografía… pero siempre con ese dolor de dar a luz, no de crear naturalmente; aunque la vida es larga, espero, y cada vez me resulta más obvio contar lo que siento y comprendo con estos vehículos narrativos. Porque, aparte de arte, esto es lo que son, vehículos, y la escritura también, por supuesto; ya sea en su versión literaria, poética, periodística o de comunicación digital. Y ahí está la magia, cuando de pronto, un día, hablando con otra persona, que tiene mirada y corazón también, que se expresa y se siente y se piensa a su modo, comunicándonos, comprendemos que no somos tan distintos, si nos apreciamos y conocemos en nuestras diferencias. Porque un ilustrador ve lo mismo que tú, pero con sus ojos. Un ilustrador lee lo que tú escribes, pero con su corazón. Un ilustrador viaja contigo al mundo creativo, pero lleva el suyo consigo. En mi caso con la ilustradora Anu Jato fue así; nos conocimos, mantuvimos las distancias un buen trecho porque ella, como yo, no es un libro abierto por mucho que los adore, y un día cualquiera, después de muchísimo tiempo, al terminar de hablar ya jamás la miré igual. ¡Era un corazón volador! O un corazón soñador, para que nos entendamos todos…Así que cuando tras publicar mi novela histórica Lolita Pasión en Mercurio Editorial me propusieron elaborar una recopilación de mis cuentos no dudé en llamarla. Ella resposdió que sí, y así comienza la creación conjunta de nuestro libro Travesias. Cuentos para soñadores porque ¿con qué parte del cerebro se dibuja un sueño?

portada-travesias- #ilustrar

Travesías. Cuentos para soñadores reúne una serie de cuentos para viajar gracias a las experiencias de los soñadores, que permanecen en la la realidad para tratar de comprenderla y transformarla en ese lugar donde todo es posible. Por eso, al leerlos comprenderemos que no es un trayecto que se realice de una sola vez, sino mediante los suspiros que permiten vivir intensamente la vida a pesar de nuestra fragilidad como seres humanos, y tal vez precisamente por ella. ¿Quién no tiene un sótano con imposibles soñados érase una vez, hace muchos, muchísimos años? Y, pasado un buen tiempo, ¿quién baja solo a recuperarlos? Y esa era yo, hasta que llegó Anu Jato Ilustradora. Y me dispuse a hacer una visita al sótano con ella, que es luz y tiene esa sonrisa con la que se dibujan los sueños. Durante los meses que estuvimos el el sótano de travesía, Anu siempre repetía, como un eco guiando nuestros pasos: “No te preocupes, yo trabajo muy bien bajo presión” Porque ilustraba mis silencios. ¡Y menudos dibujos ha hecho! ¡Ha sido capaz de ilustrar un universo de luz para que todos viajemos mucho más allá de las palabras!
FOTOANUJATO
¿Cuándo supe que iba a poder contar cuentos con Anu Jato Ilustradora? Verás, existe un momento en el que sabes que una persona mira el mundo igual que tú y no es porque diga o haga algo. es por lo que esa persona es. Cuando Anu y yo hablamos por primera vez de unir sus ilustraciones con mis cuentos yo ya la conocía de años, pero nunca habíamos colaborado. Habíamos coincido durante muchas ediciones en el Festivalito La Palma así que, en cierta forma, ya compartíamos un vínculo: el del arte y la libertad en la creación con un espíritu de campamento. Sus dibujos ya habían calado en mí, por su originalidad y su atrevimiento, pero también por la belleza de su ensueño. Y, como yo soñaba también, la observaba en la distancia, hasta que me atreví a mostrarle uno de mis cuentos. Hablamos poco, pero comprendió enseguida cómo ilustrar lo que yo escribía. Qué difícil encontrar a alguien que no pregunte y se lance, que sepa mirar y ver, que no juzgue ni analice sino que construya puentes en vez de retirarlos. ¡Menos mal que existes, Anu! ¡Espero que este libro sea el primero de muchos que ilustres y esta la exposición que preceda a todas las que vendrán después!
Y es que colaborar con personas que ven el mundo con otros ojos es doloroso a veces, yo siempre digo que incluso siento cómo me duele la corteza cerebral, y que creo que es porque se está ensanchando, se está recolocando, porque estoy aprendiendo a ampliar no solo mis miras, sino el horizonte del mundo al que tengo acceso por mis cinco sentidos y ese sexto que los une a todos y que nos da el carácter creativo. Así que duele sí, pero es un dolor maravilloso; aunque eso se comprende después, en el momento tienes que luchar contra todos tus impulsos de salir corriendo y dejar a esa persona, o ese grupo de personas que piensan diferente, muy atrás, y no verlos nunca más. Sin embargo, si no fuera por ese rozamiento, por esa erosión, como la que ocurre en la naturaleza, por ejemplo, entre el viento y las montañas, no hubiéramos evolucionado, seguiríamos en la Edad de Piedra y no habría paisajes bellos. Igual ocurre en el arte, porque el proceso creativo es eso, evolución pura, movimiento puro.
Recuerdo cuando le conté a Anu Jato que mis cuentos eran peculiares y que, aunque había de muchos estilos pues los escribo desde mi infancia, no encontraba un tema para unirlos, o un lema. Ella escuchaba paciente mientras yo me angustiaba haciéndole un recorrido por mi vida y mis historias, mis momentos grabados en sangre en mi piel, con mis tatuajes. Porque en cada època de mi vida, cuando conseguía algo que para mí misma había sido imposible, un reto que yo creía que jamás podría superar, me había hecho un tatuaje. Le expliqué que en cada etapa me había sentido con una fuerza especial, o con una ilusión especial, y que por eso había escogido a un animal concreto para recordarme en los momentos de debilidad, que son muchos, que ya había cruzado esos abismos antes con ayuda, porque la estadística tambièn anima a los soñadores. Entonces, ella preguntó: ¿Y qué tatuajes tienes? Luego, con mucho cariño y mucha sabiduría, que animó a que utilizara esos animales como hilo conductor de las historias del libro que estábamos creando juntas. “Puedes poner al inicio que cada cuento una ilustración pequeñita que indique en qué parte del viaje de la vida estabas al escribirlo”, concluyó. Fue uno de esos momentos en los que el cerebro me dolía, pero al instante se abrió ante mí ese mundo que ella ilustraría, porque ya lo había dibujado en mi cerebro, mi corazón me lo decía con los latidos nerviosos que me golpeaban al escucharla: el mundo de las travesías de los soñadores no siempre fácil. El viaje que todos realizados, con un faro, un puerto seguro, que eran sus ilustraciones, para recordar que son sueños y que tienen alas, que nos llevan de este a otros mundos, “y de regreso”, como ella agregó. El cuervo, la mariposa y el dragón, en el fondo, me los regaló Anu Jato, les dio una nueva dimensión para hacerlos más reales que nunca, y más legendarios que nunca. Así es que las travesías, siempre, mejor acompañados, y si es de la mano de un soñador, mejor, ellos saben volver a casa. Por algo seguimos en este mundo.
DRAGONTRAVESIAS

Abrí mi equipaje de mano y saltó sobre mi regazo sin anunciarse, desorientada pero con una ternura candente. La recibí amorosa así que la cría de dragón me identificó inmediatamente como su centro, su referencia y su refugio” …Anu Jato me regaló esta ilustración, es una de las que hemos incluido en nuestro libro Travesias. Cuentos para soñadores (Mercurio Editorial. 2015)

Compartir mola! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.