búho en el ordenador

El negocio de la comunicación en internet

Construir un mensaje sobre ti en cada publicación que compartes puede ser muy estresante, más cuando no eres consciente de que la percepción es individual, de que hay miles de millones de personas conectadas en todo el mundo; y no todas dan a “me gusta”, ni son seguidores, ni comparten lo que publicas, sin más razón aparente que la misma por la que no se habla a un desconocido en una cafetería o en el parque sin presentarse antes, sin aficiones en común, sin coincidir siquiera. Tal vez en este sentido, la era digital entre en la misma espiral de estigmatizar a quiénes no siguen la corriente de las modas o comportamientos impuestos también online. Irónicamente, este mundo digital se utilizó en primer lugar y se popularizó con individuos que no imitaban lo que hacía la mayoría, igual que el arte, que expresa las diferencias y conmueve cuando conecta con lo esencial del ser humano. Como instrumento de comunicación, en mi opinión, es impresionante, igual que lo han sido todos, ¿o es que el telégrafo no fue revolucionario en 1794? Esto también sucede con el arte y la creatividad, en el que abre campos, posibilidades y une disciplinas de maneras que ni soñamos imaginar… Sin embargo, para hablar de ella como herramienta de socialización, sobre todo de socialización individual, habría que reflexionar o educar un poco más a los usuarios, porque siguen siendo personas con necesidad de expresarse de forma individual, de reafirmarse o razonar con opiniones propias, y con corazones que laten con la auténtica emoción, las injusticias y la maldad. Así que no vendría mál un poco de formación o orientación básica para aclarar conceptos y tendencias en la red, de forma que aunque no seamos partidarios de tener una estrategia online, o sí, podamos valorar adecuadamente nuestras acciones antes de realizarlas a modo de “antes de hablar piensa en lo que vas a decir y en sus consecuencias”, que nuestros padres nos han aconsejado tan bien para el día a dia offline.

Porque para comprender el momento que vivimos, la sociedad de la información y la capitalización de la información digital, es importante acercarse a las herramientas sociales y profesionales de comunicación que tenemos al alcane; sobre todo cuando ninguna viene con manual de instrucciones, tan solo con “preguntas frecuentes” y “puntuaciones” .Tu imagen en palabras a la vista de todos y lo que dices registrado en el historial de Google. Así es como la comunicación se ha convertido en negocio y las personas en marcas que influyen positiva o negativamente en la cotización de las corporaciones online. No está mal si se tiene en cuenta que trabajar de autónomo es la salida laboral que ha escogido la mayoría de la población, no por gusto, sino porque el sentimiento de soledad y desamparo en vez de amedrentar ha envalentonado a muchos. Menos mal. Recuerdo cuando comencé a trabajar como periodista en la Fundación Universitaria de Las Palmas y me encargaron poner en marcha el gabinete de prensa y colaborar en el diseño de su página web. En ese momento, pretendían dinamizar con ella su actividad formativa y de gestión de becas de investigación así como promocionar su bolsa de trabajo.  Esta institución es pionera en la I+D+I así que incluso pusimos en marcha un programa semanal de radio que colgabamos online. Era el año 2005 y ya entonces la vocación de servicio de la comunicación online estaba en marcha en los sectores punteros. Ahora este servicio se ha generalizado y las empresas se han sumado a ella, también las instituciones públicas y muchos particulares, que gestionan sus marcas desde los contenidos que comunican tanto desde las webs como desde las redes sociales y laborales. Y hay que decir que la opción de contar con redactores especializados para los contenidos de sus blogs y sus páginas corporativas da mejor resultado que el simple relleno de los mismos con contenidos que creemos, no que estudiamos, darán resultados para atraer visitas y, con ello, potenciales clientes. Hay que tener en cuenta que en este momento las webs quedan supeditadas a su aparición en los buscadores, así como al movimiento que en torno a ella realizan los llamados community manager en las redes sociales y profesionales.

Modelo y móvil

Sin embargo, este aluvión de información y opciones, que fomentan la comunicación pero también el comercio global, no ha ido igual de rápido, o por lo menos con personalidad propia, en los medios tradicionales de información.  De hecho, la prensa escrita, las revistas e incluso las televisiones se han unido en los dos ultimos años verdaderamente a este nuevo mundo. La revista Vogue, por ejemplo, renueva su web en 2014 y RTVE acaba de actualizarla recientemente con un enfoque más orientado hacia los ciudadanos, incluyendo ambas las características de lo que se denomina una web responsive.  ¿A qué se debe este retraso? Es cierto que contaban desde mucho antes con portales de información, pero se limitaban a trasladar directamente sus artículos escritos o los programas completos que emitían por televisión. ¿Y la publicidad? ¿Y el trato directo con sus seguidores? ¿Y los temas de interés,  los blogs, los vídeos online? Recientemente también se ha sabido que YouTube se ha aliado con cinco periódicos para afianzar la difusión de sus vídeos, y cadenas de informativos nacionales e internacionales ya ha incorporado los canales en este medio digital para colgar sus informaciones visuales en lotes separados de entre uno y tres minutsos; pero nada tiene tanta fuerza, de momento, como las fotonoticias o los servicios in streaming de los eventos.

Tal vez por el mismo caudal de noticias y opiniones personales que nos desborda, o porque ha nacido un nuevo modelo de noticia, ahora nos informamos en circulos de confianza y nos asimilamos con quienes comparten nuestras inquietudes. Esto, en mi opinión,  provoca una inquietud mayor, aunque no deja de ser estimulante, porque cuando la relevancia de las noticias y los mensajes se rigen por la emoción y la experiencia el razonamiento no es posible, tan solo es el razonamientos de otros, los que piensan y reaccionan más rápido y los que conocen las herramientas para compartirlo en internet. Y no se puede enseñar a pensar si no sabemos que no lo estamos haciendo.

Caradepoker

Todo esto me hace reflexionar sobre de dónde venimos y hacia dónde nos dirijimos porque en un momento en el que la imagen y la comunicación sobre la propia persona se representa con técnicas de comunicación y publicidad que, aunque positivas para empresas e instituciones, el ser humano tal vez no comprende o no es consciente de hasta qué punto son interpretables, la que pierde es siempre la Humanidad como colectivo, porque pierde el norte que le proporcionan sus valores. Y es que existe la posibilidad de que el individuo que entra en una red social, sin objetivos comerciales, se vea contaminado por estas estrategias que están a la orden del día en post y comentarios, y asimile inconscientemente conceptos como “seguidores” o “me gusta” con su relevancia social, con su importancia en la comunidad. Así, del arte se pasa a la publicidad y de la publicidad al individuo como producto, pero no todas las personas saben crear imágenes permanentes sobre sí mismos orientadas a alcanzar objetivos preconcebidos; a veces simplemente una foto de un plato de comida es una foto de un plato de comida. Sin embargo, si no eres consciente de que ese plato de comida en concreto habla de ti, de tus gustos, de hacia dónde vas y, sobre todo, hacia dónde quieres ir, tardarás mucho en aprender que una foto de un plato de comida eres tú para los que te observan y que tú siempre debes ser tú, o jamás alcamzarás tus propios objetivos, Finalmente tal vez se desdibujarán tus valores porque ya no elegirás el plato de comida que te gusta para sacar una foto y compartirla, tal vez elijas el plato de comida más conveniente para que les guste a tus seguidores.

Compartir mola! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.